Sector Secundario

TEMA V: EL SECTOR SECUNDARIO

 

I.-Introducción

           

                Es el que transforma la materia prima en productos elaborados o semielaborados y dado que las materias primas y fuentes de energía  son dos de sus bases fundamentales, también las estudiaremos aquí

                Este sector ocupa aproximadamente a un 30% de la población activa y supone casi un 20% del PIB.            

II.-Factores:

A)     Materias primas:

            Según su origen las podemos dividir en:

          Materias orgánicas o minerales: todas proceden de  la actividad agraria y pueden ser vegetales (lino, algodón,

       frutas…), animales (carne, leche, cuero, lana,…) o forestal (madera , resinas, corcho…)

          Materias primas minerales: se subdividen, a su vez, en:

         – Minerales metálicos: (hierro, pirita, cobre, plomo, cinc, mercurio, etc…). Predominan en los bordes de la  

           Meseta y van destinados a la industria básica (siderurgia, metalurgia, química) y a la industria de  

           transformación.

         – Minerales no metálicos: (cuarzo, sales, …). Predominan en las zonas paleozoicas y cuencas terciarias. Se  

           utilizan en la industria química y construcción.

         – Minerales de cantera o rocas industriales: (arcillas, calizas, granito, mármol, pizarra, yeso, …). Su reparto 

                                        es heterogéneo y se utilizan en la construcción; son los únicos que han experimentado un auge

                                        considerable en los últimos años.

          Minerales energéticos: (carbón y uranio). Se estudian como fuentes de energía.

Según su forma de extracción:

          Subterránea: aunque su impacto es menor que en la explotación en superficie, sí propicia más enfermedades en los trabajadores (silicosis, p. ej.)

          Superficial:

– A cielo abierto: semejan terrazas  concéntricas (Riotinto, p. ej.)

– Al descubierto: Se vuelven a cubrir con el material de desecho, son habitualmente minas de carbón.

– Canteras: son excavaciones que van “comiéndose” las laderas, son habituales en el caso de las rocas 

   industriales.

                                  La explotación minera en España se remonta a épocas antiquísimas (Riotinto), si bien fueron los romanos los                     

que iniciaron una explotación masiva (oro de Las Medulas), pero será en la Edad Moderna (mercurio de Almadén)     

y sobre todo el siglo XIX (carbón e hierro en concesión a compañías inglesas y francesas) cuando la minería en 

España viva un auge desconocido. En la actualidad, muchas minas han sido cerradas por su sobreexplotación o

escasa rentabilidad, presentando la balanza comercial un claro déficit. Actualmente, se mantienen abiertas minas de

carbón en León, Asturias y Teruel (se importa de lugares tan diversos como Rusia, Australia o RSA); de hierro en

Teruel y Granada (se importa de Brasil y Suecia), mármol en Almería y uranio en Salamanca.

     La política minera de la UE pasa por incrementar la competitividad (lo que explica en parte el cierre de gran número de minas en España), mejorar el medio ambiente y el hábitat minero y fomentar la investigación y desarrollo tecnológico.

B)      Fuentes de energía:

                               Se distingue según su proceso de formación en energía renovable  (inagotable) o no renovable (agotable) y según

                         su grado de aprovechamiento en energía primaria (necesita un proceso de transformación) o secundaria o final

                         (utilización directa).

                  – Fuentes de energía primaria:

El carbón: es una roca formada  por la descomposición de materia vegetal, su calidad a (poder calorífico) depende de su antigüedad, así la antracita y la hulla se formaron en la Era Primaria y el lignito en la Secundaria.

      Su explotación fue masiva desde el siglo XIX hasta 1960 aproximadamente, fecha en la que fue sustituido por el petróleo. La crisis de 1975 impulsó de nuevo la minería del carbón, pero fue algo efímero, debido a:

– Agotamiento de muchos yacimientos.

– Escasa calidad del carbón español.

– Gran minifundismo empresarial (salvo en el caso de HUNOSA).

– Disminución de la demanda (crisis de la siderurgia).

– Liberalización de precios desde la entrada en la UE (fin de las ayudas estatales).

La producción se localiza en trece cuencas, destacando las de Asturias, León y Palencia. Se importa.

            Sus destinos son siderurgia, producción de cemento y sobre todo para producir electricidad en centrales termoeléctricas, que alternan con las hidroeléctricas n función de la pluviosidad; éstas centrales termoeléctricas están muy repartidas por toda España, aunque influyen en su ubicación la cercanía a las minas y la existencia de agua para refrigerarlas. El gran problema es el de la contaminación (si el carbón tiene alto contenido de azufre, provoca lluvia ácida).

       El petróleo: es un aceite mineral formado por descomposición de organismos vegetales y animales. Ocupa el primer lugar en el consumo energético español. Su auge comenzó en la década de los ’60 con el desarrollo de la industria; pese a la crisis de 1973, desencadenada por el aumento de precio del mismo establecida por la OPEP, su demanda no disminuyó hasta 1979 (segunda crisis), estando desde entonces su consumo muy vinculado a las oscilaciones de precios. Actualmente, tras la Guerra de Irak, el precio del petróleo no ha dejado de subir, unido este hecho también a la fuerte demanda de China y La India.

             España sólo cuenta con una mínima producción de petróleo en Tarragona y Burgos, por lo que su dependencia de las importaciones es absoluta, con una incidencia muy negativa en la balanza de pagos. Desde el Plan Energético Nacional (PEN) de 1983, se intenta diversificar la procedencia el crudo procede principalmente de Rusia, Irán, México, Nigeria, Arabia Saudí, Noruega y Libia.

              No hay que olvidar que la variedad de productos petrolíferos y sus aplicaciones son enormes (gasolinas, gasoil, alquitrán, fertilizantes, parafinas, plásticos, etc…

               Puesto que el petróleo llega a España por barco, las refinerías se encuentran todas en las costas, salvo la de Puertollano (Ciudad Real), que explota las pizarras bituminosas cercanas. Además de la citada, las principales refinerías son la de Somorrostro (Vizcaya),Tarragona, La Rábida (Huelva), Cartagena (Murcia), Tenerife, Algeciras (Cádiz)

       El gas natural: es una mezcla de hidrocarburos gaseosos entre los que predomina el metano, puede estar asociado al petróleo o no; para su transporte suele licuarse (bien por presión, bien disminuyendo su temperatura a -160º). Su utilización es muy reciente (1969), pero su consumo no ha parado de crecer, ya que es más barato que el petróleo y menos contaminante. Básicamente se aprovechan el propano y el butano.

                Desde 1985 hay en funcionamiento proyectos para la creación de gasoductos y plantas de gasificación; el más ambicioso es el que desde el Magreb, atravesando el Estrecho de Gibraltar (ya concluido) continúa por Córdoba y Madrid hasta Burgos, donde enlaza con el gasoducto que siguiendo el valle del Ebro va desde Tarragona a Burgos. Las principales plantas de regasificación están en Huelva, Cartagena y Barcelona.

                 Aunque hay yacimientos en Huelva, Huesca y Vizcaya, su producción es claramente insuficiente, siendo la concentración de las importaciones de Argelia y Libia un claro problema.

                 Actualmente, empresas españolas (CAMPSA, REPSOL, ENAGAS, …) realizan prospecciones tanto en Latinoamérica, como en diversas zonas de África y Asia.

       La energía nuclear: basada en la fisión (separación de átomos de uranio), si bien se está experimentado en la de fusión de isótopos de hidrógeno desde 1998 en Madrid. La primera central nuclear española comenzó a funcionar en 1970 En Sta. Mª de Garoña (Burgos) y la última en Trillo (Guadalajara) en 1987. En total son siete las que hay en funcionamiento, además de las citadas hay tres en Tarragona, dos en Cáceres y una en Valencia.

                 Pese a los inconvenientes de España en cuanto la carencia de hidrocarburos e irregularidad hídrica (centrales hidroeléctricas), el crecimiento espectacular de la energía nuclear del primer quinquenio de los ’80, se frenó desde 1985 con la moratoria nuclear, debido a la oposición popular a la misma por los riesgos que conlleva, dependencia exterior del enriquecimiento del uranio (no así de este mineral: Salamanca y Badajoz) y el problema del almacenamiento de los residuos. cementerios nucleares de El Cabril (Córdoba) y Nerva (Huelva). En la actualidad, y dada la nueva escalada de precios del petróleo, todo hace pensar que el desmantelamiento progresivo de las centrales nucleares existentes, puede quedarse en suspenso; de todas maneras sí se llegaron a cerrar dos centrales y diez que estaban en proyecto o ejecución de obras quedaron en suspenso por la citada moratoria.

       La energía hidráulica: fue la más importante desde 1940 hasta 1973, fecha en la que fue superada por la termoeléctrica. Hoy en día, pese a ser renovable y limpia, es una fuente de energía complementaria , debido a:

                 -Irregularidad de precipitaciones.

                 -Estancamiento de la potencia instalada.

                 -Problemas con otros usos del agua.

                 Las principales centrales hidroeléctricas se localizan en las cuencas Norte, Duero, Ebro y Tajo, si bien se está fomentando el desarrollo de minicentrales, para aprovechar caudales hasta ahora desechados, se dan sobre todo en Cataluña y Castilla y León.

                                     Las nuevas fuentes de energía renovable: se desarrollaron sobre todo a raíz de la crisis de 1973, sus

                                  principales ventajas son: ser inagotables, limpias y darse de forma dispersa.

                                               -Energía solar. Tiene un aprovechamiento doble, bien térmico, bien fotovoltaico. Destacan las

                                            instalaciones de Almería, Murcia, Baleares y Canarias, aunque ya se pueden ver paneles solares por

                                            toda España.

                                               -Energía eólica: basada en la fuerza del viento, es la que más ha crecido. Hay aerogeneradores en

                                           Andalucía (Tarifa), Galicia, Navarra, Aragón y Canarias.

                                               -Energía de biomasa: se obtiene de residuos orgánicos, que permiten su combustión directa o su

                                           transformación en biogás. Recientemente está teniendo lugar un crecimiento espectacular de la

                                          denominada “biomasa verde”, que consiste en cultivar plantas ricas en azúcares (cereales y remolacha) o

                                          en grasas (girasol y colza), de los que se obtienen biocarburantes líquidos. Curiosamente, fue la que más

                                          energía produjo –de entre las nuevas fuentes de energía renovable en España- el año 2007 (3’1% por

                                          frente al 1’4% de la eólica).

                                               -Energía geotérmica: aprovecha el vapor o agua caliente subterránea. Permite su aprovechamiento como

                                           electricidad, pero sobre todo para calefacción, así para invernaderos (Murcia y Cataluña), granjas

                                          (Orense) y uso doméstico (Madrid)

                                               -Entre las restantes, cabría destacar la mareomotriz.

                                               Naturalmente, la UE lleva varios años impulsando decididamente el desarrollo de las fuentes de energía

                                    limpias y renovables, con el objetivo de que en los próximos años generen el 30% (incluyendo la

                                 hidroeléctrica) de la producción total.

                        – Energía final:

                                           La principal es la electricidad, cuya producción y consumo no ha dejado de crecer desde los ’60, debido al 

         desarrollo económico y el consiguiente aumento del nivel de vida.

                                           El balance de la producción de electricidad en España para el año 2006 fue el siguiente:

          centrales térmicas clásicas: 61% (gas natural 30%, carbón 23% y productos petrolíferos 8%)

          energía nuclear: 20%

          energías renovables: 19% (centrales hidroeléctricas 10% y 9% las restantes)

C)      Política energética:

                 A raíz de la crisis del petróleo se creó la Agencia Internacional de la Energía (AIE), constituida por 21 países desarrollados entre los que se encuentra España, marcando las principales líneas a seguir: ahorro, investigación y sustitución paulatina de la dependencia del petróleo. De todas formas, las actuaciones en España han sido tardías y un tanto erráticas, siempre a remolque de la actualidad cambiante, así ha habido diversos PEN: el primero (1978) ponía énfasis en el desarrollo de la energía nuclear; el segundo (1983) en el gas y el carbón; y el tercero (2001) viene ya marcado por las directrices de la UE, con las siguientes líneas:

                               – Impulso a la investigación, optimización de las energías convencionales, apuesta por las energías renovables y el 

                gas natural, ahorro energético, liberalización del mercado energético europeo, respeto hacia el medio ambiente, 

                etc…

                               Además, desde 1986 se han sucedido diversos Planes para el Fomento de las Energías Renovables.

III.- El proceso de industrialización español

A)     La segunda mitad del siglo XIX:

                Las principales características fueron: escasas iniciativa empresarial, capitalización y productividad; proteccionismo arancelario, exportación masiva de materias primas minerales, atraso tecnológico, situación exterior desfavorable,… Por otra parte, las causas de las anteriores circunstancias se pueden buscar en: sociedad muy jerarquizada, vinculada a la tierra (más del 65% de ocupados en el sector agrario) y sin interés en inversiones de riesgo, debilidad de la burguesía nacional, política nada favorable al desarrollo del capitalismo, pérdida de las colonias…

                                 Durante esta primera revolución industrial, destacaron la siderometalurgia en Málaga y Norte de España (Asturias, Cantabria y País Vasco), y la industria textil del algodón en Cataluña.

B)      De 1900 a 1959:

                 Se distinguen dos subperíodos: de 1900 a 1939 y de 1940 a 1959

          De 1900 a 1935: se mantienen el minifundismo empresarial, la dependencia tecnológica y el control de la  

       empresa privada sobre gran número de empresas. Al auge de la minería del carbón (IªGM) le sustituyó el 

       cierre de gran número de minas por agotamiento de las vetas. Pese a la entrada de algunas multinacionales  

       (Standard, Nestlé,…) la inversión extranjera fue mínima y, en general, el período vino marcado por

       pretensiones autárquicas y consiguiente proteccionismo arancelario.

               En esta etapa destacó el predominio de industrias ligeras con gran cantidad de mano de obra y los 

       sectores industriales vinculados a las grandes obras públicas de la Dictadura de Primo de Rivera.

               Los años de la Guerra Civil (1936-1939) supusieron un frenazo al tímido avance que se experimentaba

       en los años inmediatamente anteriores, además de la destrucción de muchas fábricas, carreteras, puentes,

       vías, etc…

          De 1940 a 1959: es la etapa conocida como autarquía. Las restricciones a las importaciones ocasionaron una fuerte carencia de materias primas, recursos energéticos, maquinaria y capital. Ante el más que evidente fracaso de esta política, en la década de los ’50 se suavizó este deseo de autosuficiencia, muy vinculado al inicio de negociaciones con USA, que concederás créditos para adquirir materias primas y equipos industriales; a finales de la citada década se abandona finalmente la política autárquica.

               Otras referencias de esta etapa son la creación del Instituto Nacional de Industria (INI) en 1941, 

       organizado como un holding estatal y dirigido a controlar aquellas empresas que se consideraban vitales para

       la defensa del país, las poco rentables o lasque exigían un fuerte capital fijo (siderurgia, refinerías, 

       construcción naval, etc…) y el aumento de la dicotomía entre el litoral y el interior, de modo que en el litoral

       de Galicia-País Vasco y Cataluña-Murcia tenían más de un 56% de la población activa industrial, frente al

       16% del las regiones del interior (centradas en industrias de escaso valor añadido, sobre todo las

       agroalimentarias y materiales de construcción). Un caso peculiar en todo este proceso fue la pérdida de

       puestos en el ranking de Andalucía, cuya industria había sido pionera en el siglo XIX.

D)     De 1960 a 1975: el desarrollo industrial

                El año 1959 se aprobó el Plan de Estabilización (fin de la autarquía) que suponía la liberación de la economía y su apertura al exterior, para ello se devaluó la peseta, se congelaron salarios, se comenzó una tendencia al equilibrio en el gasto público, nueva legislación más favorable para las inversiones extranjeras y se aprobaron cuatro planes de desarrollo (fomentando preferentemente las comunicaciones y la industria, incentivos financieros y fiscales) entre otras muchas medidas; todo ello coincidiendo con la concesión de un préstamo por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI) y con una etapa de bajos precios de la energía.

                               Las principales consecuencias fueron:

          Primer plan de desarrollo (1964-67): la producción industrial creció más de un 6%. Se crearon los polos de

        promoción de Burgos y Huelva y los de desarrollo de Vigo, La Coruña, Valladolid, Zaragoza y Sevilla.

          Segundo plan (1968-71): la producción creció un 5’5%. Se crean los polos de desarrollo de Córdoba, Granada, Logroño, Oviedo y Villagarcía de Arosa (Pontedreva), con un éxito menor que en el caso de los anteriores.

          Tercer plan (1972-75): crecimiento de un 7%. No se crearon nuevos polos de desarrollo.

          Cuarto plan (1976-79): no se llevó a efecto.

          Fuerte proceso de desagrarización de nuestro país, unido a un crecimiento espectacular de las ciudades.

          Fuerte incremento del PIB y de la renta real.

          Aumento de las desigualdades sociales y territoriales., pues las zonas tradicionales (País Vasco, Cantabria, Asturias, Cataluña, Valencia y Madrid) acaparaban en 1975 más del 50% del empleo industrial, quedando en el punto opuesto las dos Castillas, Extremadura y Aragón.

          Consolidación de las grandes fábricas, con acusada especialización, sobre todo en siderometalurgia y considerable sujeción a los recursos físicos en el litoral cantábrico. Mayor diversificación en bienes de consumo y mayor importancia de la pequeña empresa familiar en el litoral mediterráneo.

          Gran incremento de inversiones de capital extranjero y nacional (remesas de emigrantes e ingresos por turismo).

          Gran incremento en los gastos por patentes extranjeras y asistencia técnica.

          Incorporación de nuestro país a la economía mundial.

E)       De 1975 a 1985: Crisis económica y reestructuración industrial.

              Las características de este período fueron: aumento de la tasa de desempleo del 1’1% en 1970 al 22% en 1985, caída de la aportación de la industria al PIB del 40% al 35% en dicho período, la tasa de crecimiento económica cayó al 1’3%.

                               Entre las causas, podemos distinguir las externas y las internas:

          Causas externas: encarecimiento de la energía, agotamiento del ciclo tecnológico (inicio de la tercera revolución industrial: nuevas tecnologías-informática y telecomunicaciones-, nuevos materiales, nuevos sectores industriales –robótica-, nuevos sistemas de producción más flexibles –descentralización en pequeños estanblecimientos- y nuevas características de la demanda –calidad y diseño-), competencia creciente de los nuevos países industrializados (NPI) , sobre todo en siderurgia, construcción naval, textil, calzado, juguetes, etc…

          Causas internas: deficiencias estructurales –elevado consumo de energía y mano de obra, dependencia exterior en tecnología y capital, …-, situación política –incertidumbre ante la muerte de Franco-

Consecuencias:

          Política frente a la crisis: las recomendaciones de la OCDE (Organización de Cooperación y Desarrollo Económico) se tomaron en España con mucho retraso y a través de ayudas estatales financieras (subvenciones y créditos), fiscales y laborales (facilidades para regulación de empleo y prejubilaciones) se enfocaron hacia dos vertientes complementarias:

               -Reconversión industrial: afectó a los sectores maduros (siderometalurgia, construcción naval, textil,  

               calzado, equipos eléctricos y electrónicos) y consistió en un tratamiento de choque para hacer viables y

               competitivas a medio plazo a las empresas en crisis, a través de regulaciones de plantillas, saneamiento

               financiero, nuevos sistemas de organización y gestión, especialización en productos con mayor

               demanda. El resultado fue muy desigual, más positivo para las grandes empresas, de todas maneras, la

               incorporación de España a la UE obligó a una nueva reconversión en 1991.

               -Reindustrialización: se centraron en las ZUR (Zonas de Urgente Reindustrialización), que se

               delimitaron en Galicia, Asturias, ría del Nervión, Barcelona, Madrid y Cádiz. A cambio de incentivos

               financieros y fiscales, y subvenciones para incorporar trabajadores en paro procedentes de la

               reconversión se podían trasladar o crear en estas zonas fábricas que generasen nuevos puestos de trabajo

               y fuesen viables. El resultado tampoco fue el esperado, ya que se creó menos empleo del previsto, se

               beneficiaron casi exclusivamente las grandes empresas y se acentuaron los desequilibrios regionales,

               pues la mayoría de las fábricas optaron por instalarse en Madrid y Barcelona.

F)       De 1986 a la actualidad: la tercera revolución industrial.

                               Desde la entrada en la UE, con una moratoria en este apartado, la industria española ha vivido un fuerte proceso de modernización y mejora en competitividad no exenta de altibajos (crisis de 1992). La UE destinó desde el primer momento importantes partidas procedentes de sus fondos estructurales encaminadas a corregir los desequilibrios económicos interterritoriales, así se establecieron tres áreas incentivables.
                                     ZEP (Zonas de Promoción Económica): son las áreas menos desarrolladas, según la renta y tasa de paro.

          ZID (Zonas en Declive)las áreas más afectadas por el ajuste industrial

          ZE (Zonas especiales): pueden ser creadas por el Gobierno en circunstancias que lo aconsejen

Por lo que respecta a la llamada tercera revolución, ésta se basa en la innovación o aplicación de las nuevas tecnologías, sobre todo la microelectrónica. Entre los muchos cambios que se están experimentando en los últimos años, cabe destacar:

          Cambios en la producción industrial: crecimiento de los sectores dedicados a de telemática, automatización, biotecnología, energías renovables, nuevos materiales…

          Cambios en la estructura industrial: en el sistema de producción (descentralización, gracias a las redes telemáticas, y flexibilidad, gracias a maquinaria reprogramables)

          Cambios en el empleo industrial: aumento de técnicos cualificados y precariedad laboral.

          Terciarización de la industria.

          Cambios en la localización industrial.

          Cambios en la política industrial: reducción del intervencionismo, fomento de la industria endógena y preocupación por el medioambiente, impulso a la I+D (Destacando los casos de Madrid, Cataluña y País Vasco), creación de los Parques Tecnológicos (parcelas de superficie reducida, calidad en los edificios, buenas conexiones, elevada calidad ambiental,…Destacan los de Tres Cantos (Madrid), Vallés (Barcelona), Zamudio (Vizcaya), Paterna (Valencia), PTA (Málaga), etc…

IV.- La producción industrial

A)     Sectores industriales maduros.

           Son aquellos afectados por una reducción en la demanda (por la aparición de nuevos materiales o productos), por el descenso de su competitividad (atraso tecnológico o mano de obra más barata en otros países) y por exigencias de la UE de reducir la producción y suprimir las subvenciones (salvo que sean para  mejoras estructurales). Son en concreto:

          Metalurgia básica y de transformación metálica:

               -Metalurgia básica o Siderurgia: la integral produce acero a partir de hierro en altos hornos. Se cerraron

                los Altos Hornos de Vizcaya y los Altos Hornos del Mediterráneo, por lo que sólo quedan en Asturias

                (privatizada y fusionada con otras empresas europeas), ha logrado una disminución de costes,

                diversificación de producción y aumento de la calidad. La no integral obtiene el acero a través de

                chatarra y se localiza en empresas más pequeñas en País Vasco, Cantabria y Cataluña

               -Transformados metálicos: fabrica todo tipo de maquinaria. Se concentra en el triángulo País Vasco,

                Barcelona y Madrid.

          Electrodomésticos de línea blanca

                     Se encuentran en un proceso de reorganización de la producción (especialización), de la empresa   

              (concentración) y del mercado, lo que ha llevado al cierre de algunas empresas y regulaciones de 

              empleo. Competencia con la producción de los NPI.

          Construcción naval:

                      Concentrada en Galicia, Cantabria y País Vasco, en los últimos años ha experimentado un duro 

              ajuste, intentando reducir su capacidad y especializarse en otras actividades (reparaciones). Fuerte 

              competencia con Corea.

          Industria textil, del calzado y cuero:

                       Concentrada en Cataluña y Comunidad Valenciana, se distinguen varias ramas, como por ejemplo        la de fibras químicas (alta tecnología, participación de capital extranjero y concentración en grandes     empresas) y la de la confección (dispersión territorial, minifundismo empresarial, etc…). La competencia         con la producción más barata de otros países se está intentando solucionar a través de diseños, marcas y             calidad (fomentando, p. ej. las fibras naturales…).

B)      Sectores industriales dinámicos:

                               Son aquellos que presentan alta competitividad, especialización, estructura empresarial flexible, demanda asegurada y gran participación de capital extranjero:

          Sector del automóvil:

                       Tras una profunda reconversión (estaba sobredimensionado y muy desfasado tecnológicamente),       sigue en manos de multinacionales y necesitado de ajustes graduales y continua renovación tecnológica             (robotización y motores que ahorren combustible y se adapten a las nuevas exigencias ecológicas).

          Sector químico:

                       Pese a algunos inconvenientes, tales como fuerte participación de capital extranjero, pequeñas                unidades de producción o escasa investigación, es uno de los pilares de la industria española. Hay que                distinguir entre la industria petroquímica o química de base, que son fundamentalmente grandes   empresas dedicadas a la refinería (Puertollano, Cartagena, Algeciras y Huelva) y la química de         transformación que son empresas mucho más pequeñas localizadas en Cataluña, País Vasco y Madrid y dedicadas a aspectos tan diversos como pinturas, perfumes, fertilizantes, productos farmacéuticos,        fotográficos o papel.

          Sector agroalimentario.

                       Al igual que en el caso anterior, encontramos grandes empresas (multinacionales) e industrias                pequeñas y dispersas. En los últimos años ha aumentado mucho la exportación. Suele darse una vinculación directa entre las fábricas y la localización de los recursos, lo que explica su importancia en              provincias escasamente industrializadas, salvo el caso de Madrid y Barcelona, especializadas en              envasados, congelados y bebidas refrescantes.

          La construcción:

                       Después de unos años de crecimiento espectacular, comienza a dar claros síntomas de recesión, ya     que es uno de los sectores más sensibles a la coyuntura económica. Muy importante en Baleares, Canarias, C. Valenciana y Murcia

C)      Sectores industriales punteros:

                               Son los relacionados con la alta tecnología (microelectrónica, telemática, biotecnología, etc… ). Presentan tres claros problemas: dependencia del exterior en investigación y tecnología, predominio de empresas pequeñas (circunscritas al mercado interior) y escasa preparación de la mano de obra.

                               Se localizan preferentemente en los parques tecnológicos.

V.- Las áreas industriales

                      España presenta claros desequilibrios territoriales en lo que a industrialización respecta y como causas-consecuencias de los mismos, se pueden citar: desigual reparto de la población, de la dotación de infraestructuras, equipamientos y servicios, además del peso político.

                       Se pueden diferenciar las siguientes áreas:

A)     Áreas industriales desarrolladas:

       Son las áreas metropolitanas, sobre todo las de Madrid y Barcelona, donde encontramos las empresas más innovadoras y los principales centros de decisión de las mayores empresas nacionales y filiales de las multinacionales, con mercados en expansión y empleos cualificados y bien remunerados. Hay que señalar también la creciente terciarización de su industria.

B)      Áreas  y ejes en expansión:

                        El más dinámico sin duda es el eje mediterráneo (desde Gerona hasta Cartagena), tanto por sus buenas comunicaciones como por su tradición.

        También destaca el eje del Ebro (desde Bilbao hasta Tarragona), pese a los vacíos poblacionales en Huesca o Lérida.

                        Desde Madrid se han ido desarrollando importantes zonas industriales hacia Castilla-La Mancha, en función del notable desarrollo de las comunicaciones.

        Finalmente, en los últimos años ha ido resurgiendo la industria en el País Vasco, extendiéndose en ejes hacia La Rioja y Navarra

C)      Áreas y ejes en declive:

         Son Galicia y el eje cantábrico (sobre todo Asturias y Cantabria), muy especializados en industrias maduras, con grandes empresas sin diversificación industrial, lo que ha dificultado el crear empleos alternativos. Son zonas de gran conflictividad social (por implantación sindical) y un medio ambiente muy deteriorado y declive demográfico

D)      Áreas de industrialización inducida y escasa:

                        Las zonas de industrialización inducida son Aragón, Castilla y León y Andalucía, áreas que desde los años ’60 han contado con diversas iniciativas para la promoción industrial, pero que sólo han logrado un cierto desarrollo industrial en lugares muy concretos (Zaragoza, Valladolid y Burgos y el triángulo Huelva-Cádiz-Sevilla), además de industrias tradicionales, dispersas y pequeñas, tales como agroalimentarias, textil o mueble.

        Las de escasa industrialización son Extremadura, Baleares y Canarias, además de Castilla-La Mancha, si bien esta última ya se ha mencionado cómo está beneficiándose de la expansión de la industria madrileña hacia Guadalajara, Toledo y Ciudad Real.

 

VI.- Política industrial actual

                         Desde el ingreso de España en la UE muchos han sido los cambios experimentados en la industria, algunos de ellos ya mencionados. Una vez superado el período de moratoria, la libre circulación de productos, personas y capital supuso un aumento espectacular de importaciones y exportaciones, así como la adopción de la tarifa comunitaria de aranceles frente a terceros.

          La reducción de la intervención estatal llevó a la desaparición del INI en 1995, sustituido por el SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales), cuya finalidad es la de privatizar las empresas industriales y de servicios con participación estatal (SEAT, REPSOL, ENDESA, ENSIDESA, GAS NATURAL, Tabacalera, astilleros,  etc…).

          Otras medidas han sido el apoyo (asesoramiento) a las PYMES, fomento de la investigación, a través del proyecto EUREKA y, fundamentalmente, el impulso de la industrialización endógena y la política medioambiental:

          Industria endógena:

               Basándose en desarrollar las potencialidades y ventajas de cada lugar, se ha optado por la microplanificación frente a la macroplanificación anterior, dando más protagonismo a las administraciones locales y fomentando las PYMES locales y el cooperativismo.

          Política medioambiental:

               Siguiendo las directrices de la UE, se está apostando por evitar un uso abusivo de los recursos (desarrollo sostenible), protección de determinados espacios (prohibiendo en ellos el uso industrial del suelo o evaluando el impacto ambiental para prevenir los efectos negativos de determinadas fábricas), así como adoptando medidas correctoras a través de auditorías medioambientales.

               Los resultados más espectaculares se han logrado en las operaciones de recuperación de zonas altamente degradadas, a veces rehabilitando instalaciones obsoletas o abandonadas para otros usos (oficinas, viviendas…), destacando en este sentido el País Vasco

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: